Vuelta a las andadas: de compras

Aitor se decidió a salir de compras de nuevo, necesitaba renovar su vestuario y sobre todo quería unos vaqueros nuevos. Con el gimnasio se le había estrechado la pierna y la cintura, cayéndole sistemáticamente los pantalones, por mucho cinturón que pusiera. Se pilló unos y se metió en el probador unisex al mismo tiempo que una chica, viendo los dos que sólo quedaba un sitio libre. “Pasa tú, no tengo prisa”, le dijo él. “No no, no te preocupes, tu entraste primero”, “Gracias”.

Entró en el mismo y se puso a cambiarse los pantalones. La chica que estaba afuera, con la que se había cruzado, tenía una boca preciosa, enorme, con una gran sonrisa… y un culo acojonante… Según iba subiendo la nueva prenda, notaba cómo le iba a ser bastante complicado abrochárselos, no porque no fueran de su talla sino porque estaba tremendamente empalmado pensando en ella. Se los acabó de poner y se miró al espejo, pero salió afuera para verlos mejor en los grandes de fuera. Allí seguía la chica.

Se dió una vuelta, se miró y vió en la imagen del cristal a la chica mirándole el culo. “¿Qué tal me quedan?”, “Genial”, contestó ella mientras sonreía. Tremenda boca que tenía la tía… “¿Segura?”, le volvió a preguntar dándose la vuelta dejando a la vista el tremendo paquete. “Bueno, no me había fijado bien… te quedan bastante bien, la verdad…”, dijo ella con la boca medio abierta… “¿Tú también te vas a probar pantalones? Fijo que te quedan genial” Ella lo miró a los ojos directamente y le dijo en voz baja: “¿Te falta mucho? Es que aún están todos ocupados y estoy muy salida… digoo… quería tu opinión… jeje”.

Aquel pantalón parecía que iba a rebentar por todos lados. Entraron los dos en el puesto y cerraron la puerta, ella colgó la ropa en el perchero y se abalanzó sobre él, comiéndole toda la boca. Esa boca devoraba todo lo que se metía entre sus labios, le mordía los suyos al chico sin piedad, los chupaba, succionaba, aspiraba, destrozaba… calmaba con su lengua suavemente… y más destrucción, fiereza, pasión. Acción silenciada, los gemidos de placer se los callaban para sí y no llegaban al habitáculo continuo; placer no escondido, ninguno se detubo ante la posibilidad de estar con el otro; pasión estática, que no se les ocurriera moverse mucho o alguien podría cortarles el rollo antes de lo deseado…

Aitor empezó a sobarle el culo y a meterle la mano por debajo del pantalón, a tirarle del tanga rojo y a imaginarse los labios del coño apretados contra la tela, mojándola. Ella empezó a desabrocharle el pantalón y a meneársela con fuerza, mientras aquella polla crecía sin parar. Él siguió bajando por el tremendo culo una vez desabrochó el pantalón de la chica y fue metiéndole los dedos entre nalga y nalga, acariciando el dulce tacto depilado de su entrepierna mientras ella se agarraba a él y suspiraba casi en mute al lado de su oído.

Los pantalones de Aitor cayeron al suelo y la chica se agachó a recogerle… los huevos… Empezó a chupárselos y a lamerlos, mientras con una mano apartaba la polla y la meneaba lentamente. Subió lentamente con sus enormes labios y empezó a lamerle la verga de abajo a arriba, de arriba a abajo… hasta que se la metió enterita en la boca y empezó a chuparla con fuerza… pero hacía demasiado ruido… “Sshhh”, le avisó Aitor. “Joder, si no lo hago así no me gusta chupar pollas”. Se levantó y le metió la lengua hasta el esófago, “¿Tienes un condón?”, “Sí”, “Póntelo”. Acto seguido se dió la vuelta y se bajó sus pantalones, se los quitó y los colgó del perchero. Tremendo culo que tenía la tía, era impresionante, redondito, en su lugar, duro…

Ella se puso de espaldas a él y con una mano se apartó el tanga. Él le metió la polla lentamente separando sus labios y notando cómo su interior estaba muuuuy mojado. “No hagas ruido”, le dijo ella mientras lo miraba en el espejo follándola por detrás. La agarró por la cintura y empezó a follarla lentamente. Sus caras reflejaban el puro vicio y el placer, sus cuerpos representaban la vivencia del momento y la oportunidad y de puertas afuera no se escuchaba nada. Todo el desenfreno de dos personas en 1 metro cuadrado y a 10 cm. más afuera, el resto del mundo se dedicaba a comprar ropa sin más.

Siguió penentrándola y debido a la emoción del momento, ella no se contuvo más y se corrió una vez. Él no paró y siguió dándole mientras ella se estremecía y llenaba el espejo del sudor de sus brazos apoyados. A los 30 segundos volvió a suceder y a ella se le escaparon unos pequeños gemidos de placer mientras él la agarraba para que no se cayera en el pequeño habitáculo…  “Oye, creo que alguien se lo está montando en la última cabina” escucharon en voz baja en el pasillo. De repente el placer se convirtió en sorpresa y miedo y ambos se apresuraron a vestirse, él con el condón aún puesto y ella con la respiración aún distorsionada del orgasmo que había tenido.

Se miraron fijamente y se rieron. “Creo que te vas a tener que comprar el pantalón y enseñármelo otro día más eh… jeje”,  “Ya, y comprarme otra camisa también, mira cómo me la has manchado…”.

Anuncios
Published in: on 29/04/2009 at 00:59  Comments (4)  

The URI to TrackBack this entry is: https://mepone.wordpress.com/2009/04/29/vuelta-a-las-andadas-de-compras/trackback/

RSS feed for comments on this post.

4 comentariosDeja un comentario

  1. […] Vuelta a las andadas: de compras | Imagen: Jorge Miente Algunas anotaciones relacionadas: Relato erótico – El negro, la rubia y el […]

  2. esta chulo
    igual cambio mi voto
    y te lo doy saludos

    • Muchas gracias, me alegro que te haya gustado. Saludos.

  3. Todo un clásico de fantasía :-)
    Voy a darte mi voto y volveré a leer algo más ;-)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: