Cena en casa de la novia de Dani (especial navidad)

“No te preocupes, ya me quedo yo ayudando a tu madre, vete a por eso. Besos guapa”, le dijo Dani a su novia, quien se marchaba de la casa. Él se había quedado a ayudar a la madre de ella para preparar la cena de navidad en la casa de los padres de ella. “Dani, ¿me puedes echar una mano con el postre?”, escuchó a la madre en la cocina. Él se fue a la cocina y allí estaba la mujer, a sus 40 y pocos años, preparando la cena para todos, para poder disfrutar de una agradable velada en compañía de todos, esforzándose por la familia, con un aura a su alrededor de seriedad y responsabilidad que la hacían especial y muy querida por Dani.

“Prueba la nata a ver qué te parece”, le dijo al chico. Él se disponía a coger una cuchara para probarla del cazo pero la madre pasó su dedo por el cazo para probarla y entonces él hizo el amago para hacer lo mismo, en un acto de aproximación. En el movimiento de acercarse al recipiente se encontró un dedo untado de nata ante su boca… “pruébala”. La voz de ella sonó más dulce que nunca, su mirada tenía un brillo especial, y su boca se presentaba apetecible, muy apetecible… con una leve sonrisa pícara que se vio modificada unos tensos segundos por el paso de su lengua para mojarse los labios y dejar un resplandor intenso en tan bello rostro. “Venga hombre, que ya hay confianza”, lo invitó decidida.

Su pulso se aceleró, pero Dani se decidió y dejó que le introdujera el dedo en la boca, que chupó para saborear la nata. Ella lo sacó con más calma de lo que se haría normalmente, mientras miraba a su yerno directamente a los ojos. “Está bien, me gusta”, “¿Sí?”, le preguntó ella mientras volvía a untarse el dedo, metérselo en su boca y relamerlo, pasando su lengua por todo el dedo y sacarlo lentamente chupando fuerte. Este gesto encendió al chico; si no fuese la madre de su novia se la follaba allí mismo, con nata por todos lados. “Me encanta la nata, tú con nata tienes que estar buenísimo”, le espetó ella. “Ja ja ja, pues igual que tú, supongo”, le contestó él de broma. “Pues pruébame…”, en este instante el pulso de Dani se paró, su suegra le estaba tirando los trastos descaradamente mientras se acercaba a él…

Ni se lo pensó, su novia no iba a llegar hasta más tarde y estaban solos, él se acercó también y sus cabezas se pusieron a 10 centímetros… la tensión era palpable, pero también el deseo de los dos por probar qué tan rico estaría el otro. La boca de ella besó suavemente a la de él, un pico que nada de inocente tenía, y que le resultó sabrosísimo a ambos, aún con cierto regusto a nata. Sus bocas se fueron abriendo y sus lenguas se juntaron fuera de sus cavernas para recoger la nata que había en la otra y saborearla, recogerla y volver a dentro de sus guaridas. Sus cuerpo se abrazaron y Dani apretó el culo de su suegra fuertemente, ¡vaya culo que tenía!. Ella se apretó más contra él, le metió la lengua hasta el esófago y le dijo: “Quiero probar a ver si estás rico con más nata…”.

En esto, lo apoyó contra los muebles de la cocina y le desabrochó el cinturón. Su poya se podía apreciar por debajo del pantalón y la acarició lentamente; le bajó la ropa y con una mano cogió un montón de nata del cazo; se la untó en la poya y se la empezó a menear lentamente mientras extendía el dulce por todo… hasta que se la metió en la boca. La tragó hasta el fondo y la apretó con los labios desde la base, la fue sacando, pasándole la lengua por todo, hasta que al final le dijo: “Pues sí que estás rico, si…” Y le siguió chupando la poya sin parar hasta que no quedara más nata en ella. Él le dijo en ese momento: “Yo también quiero probar a ver qué tan rica estás”. Sus sonrisas aceptaron el trato y ella se bajó las bragas por debajo del vestido, se subió al mesado y se abrió de piernas.

Se subió el vestido y dejó a la vista sus piernas, atadas con liguero y medias, con el coño al aire, dispuesto a ser saboreado. “¿Nata?”, le preguntó ella, “Por favor”. Ella repitió el proceso y se untó sus partes tocándose y metiendo un dedo dentro de sí, sacándolo y chupándolo… “Mmm…”, soltaron los dos al unísono. Él se metió entre las faldas de ella, la agarró fuerte por el culo contra sí y empezó a pasarle la lengua por todo, saboreando la nata y acariciando sus labios con los de su boca. “Delicioso”, le dijo. Lamió y chupó toda la nata que tenía en su coño, aderezada con flujo vaginal que soltaba el coño y que le daban un toque especial. Se salió de allí y la miró, agarrada al grifo del agua, con la mirada perdida; él le metió dos dedos por el coño y ella cerró los ojos y le sacó la mano de allí; se bajó y se puso de espaldas a él, se subió el vestido y le dejó todo el culo a la vista, con las piernas definidas por la lencería y el coño esperando ser penetrado. “Dame”.

Él no lo dudó y la agarró por la cadera, pilló su poya y se le acarició el coño por fuera con la punta, de abajo a arriba y de arriba a abajo, hasta que… ¡se la metió de golpe! “¡¡Ahhhh!!”, gimió ella de placer. Empezó a darle más y más fuerte, a metérsela una y otra vez, ella se agarraba a lo que podía y gemía sin parar, hasta que pronto él le dijo: “Joder, me voy ya”, “Pues córrete dentro mía, mi niño, quiero sentir tu semen caliente dentro de mi toda la cena…”. Esto fue el colmo de lo que le podía poner aquella señora y Dani se corrió dentro de ella, llegando al orgasmo de forma brutal, clavándosela fuerte fuerte fuerte… Se la sacó de dentro y ella lo miraba aún de espaldas con cara de viciosa, bajándose la falda. Él cogió su vestido y se lo subió con rabia para ver de nuevo aquel culo y el coño aún con alguna nata. Agarró y le sacudió fuerte en el culo con la mano abierta, dejándola atónita; le bajó de nuevo el vestido y le dijo: “Vamos a terminar de preparar la cena que tengo un hambre…”.

Un saludo a todos los lectores de Me pone. Feliz año nuevo y felices fiestas con “felices cenas”. ;)

Anuncios
Published in: on 31/12/2008 at 13:23  Comments (2)  

The URI to TrackBack this entry is: https://mepone.wordpress.com/2008/12/31/cena-en-casa-de-la-novia-de-dani-especial-navidad/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 comentariosDeja un comentario

  1. Ei!!! y que paso con la novia?? cuando volvio!?? seguro que luego en la cena tendria que ahver miradas de complicidad! Genial el relato, pero yo quiero segunda parte! xDDD

  2. […] Cena en casa de la novia de Dani Algunas anotaciones relacionadas: Literatura caliente: La comprobación a través de la miel, […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: