4 x (alcohol) = Orgía (1)

“Pasa tio, Noelia ya está aquí “, le dijo Chechu a Toni. “¿Lleva mucho tiempo esperando?”, “No te preocupes, ya empezamos a beber sin ti”, “Eso, no perdais el tiempo, jeje”.

“Es Toni, ¿no?”, “Si mujer, pero no te pongas colorada…jiji”, “¿Colorada? ¿Por qué iba a estarlo? jiji” Las dos chicas esperaban en el salón del piso, tomando sus copas, mientras los dos chicos entraban por la puerta. “Hola Noelia”, saludaba Chechu, “Hola Toni, ¿qué tal?”,  “Bien, y vosotras ya veo que no perdeis el tiempo sin mi eh…”,  “Bueno hombre, te estábamos esperando, jeje” (le contestaba Amanda, la novia de Chechu), “Uy como vamos ya eh, Amanda, jaja. Se te notan los coloretes”,  “No soy la única que anda colorada”. En ese momento Noelia se ruborizó mucho más de lo que estaba. El alcohol corría por su cuerpo, flotaba por el aire, sabía que estaba borracha, pero no era lo que más le preocupaba, de hecho, prefería estar así. “Siéntate ahí tio”, le indicó Chechu;  “¿Qué tomas?”, “Wisky con cola”. “¿Qué os contais entonces?”…

Tras dos horas de fiesta en el piso los cuatro juntos, la cosa iba aumentando de tono según la gente se iba poniendo más borracha y terminó en la proposición de jugar a las cartas, cosa que todos aceptaron. “¿Y a qué jugamos?”, preguntó Chechu; “A la carta más baja”, se animó Noelia;  “El que quite la carta más baja de los cuatro, se tiene que quitar una prenda”. “Ui ui ui… cómo vas ya, eh Noelia” le dijo Amanda riéndose mientras Noelia se acercaba más a Toni en el sofá.

Los cuatro empezaron a jugar a las cartas y la pareja del piso, Chechu y Amanda, se estaban poniendo cachondos al pensar en lo que había debajo de la ropa del otro. Amanda le dijo a Chechu al oído: “¿y si los dejamos y nos vamos a la habitación a que te la coma enterita?”. Los ojos de él se iluminaron y su corazón se aceleró, mientras ella empezaba a bajar la mano por su torso en dirección a su entrepierna… “¡Eh, que aún no empezamos!”, dijo Noelia; “Iros que yo aquí ya tengo a esta…”, pensaba para sus adentros Toni. “Por lo menos esperad a que éste esté caliente…”, pensó Noe, mientras miraba el bulto que tenía el chico que se quería tirar, a su lado, “eso” ya estaba listo… “esto tiene que ir rápido, me estoy mojando…”; “¡Los zapatos no cuentan!” Dijo en ese momento Amanda al ver la cara de lujuria de su amiga. ¿En qué acabaría aquella fiesta?…

Poca ropa tenían ya los asistentes, Noelia llevaba una camiseta de tirantes negra, por la que Toni ya había vislumbrado una pequeña porción de sus tetas, que se perfilaban sobre la tela y que no paraban de moverse cada vez que se reía…Se fusionaba con su largo pelo liso negro y por abajo llevaba un pantalón blanco apretado que no daba lugar a equivocación de las tremendas piernas que tenía la chica. Toni llevaba una camisa azul con rayas blancas verticales; a Noe aquella camisa le encantaba, sólo quería arrancarla, tocar los músculos de su dueño, lamer todo su cuerpo, seguir bajando y…. más abajo, llevaba un vaquero azul.

Mientras, Chechu llevaba pantalón vaquero rojo, le gustaba ser rompedor con la moda, y una camisa de manga larga blanca de motivos geométricos negros y grises. No era un chico musculoso ni especialmente guapo, pero tenía un secreto guardado que había conseguido encandilar a Amanda. Ella llevaba una camiseta de manga corta blanca que marcaba sus pechos un poco caídos, pero de los que estaba orgullosísima y que a Chechu le ponían un montón; por abajo llevaba pantalón vaquero pirata, que dejaba ver su piel morena y suave, ese color tan intenso que le gustaba a su novio y que le quedaba tremendamente bien acompañado de  lencería blanca. Chechu quería que aquello empezase y acabase ya, tenía unas ganas de follar tremendas y estaba empalmadísimo, cosa que ya había visto Amanda y que le había puesto más aún.

El juego empezó y la primera en perder fue Amanda, que no se lo pensó y decidió quitarse el pantalón. Para ello se puso delante de Chechu y se lo empezó a bajar lentamente, enseñándole el culo, que iba moviendo de un lado a otro, mientras el tanga blanco que llevaba por debajo iba asomando. La temperatura de él subía y subía, entre el alcohol y todo estaba que no se lo creía, su novia se estaba desnudando delante de sí… y de su colega… y de la colega de ella… pero cómo le ponía la situación…. Amanda terminó de bajarse el pantalón y para aún calentarlo más se sentó sobre sus piernas y fue moviendo el culo poco a poco hacia su poya, hasta que la tubo entre sus nalgas… Ella la notó dura… muy dura… siguió subiendo y cuando ya Chechu subía su cadera para poder seguirla, ella se levantó y se sentó a su lado… “Aún no acabó el juego… jiji”, le indicó Amanda mientras le guiñaba el ojo.

En el siguiento turno le tocó a Toni, que decidió quitarse la camisa. “Sí, sí… la camisa…” pensó Noelia. Él se levantó del asiento mientras los otros le tarareaban música de estriptease y se puso a quitar la camisa poco a poco. Fue quitando los botones de las mangas mientras movía su torso… “Báilale a Noe, a Noe”, lo animó Amanda; el chico, decidido, se acercó mirándola directamente a los ojos, le agarró una mano y se la acercó a su torso, la fue deslizando hacia su espalda y la fue bajando… “¡Qué bueno estás, cabrón!”, pensaba para sí ella. La mano seguía bajando por su espalda y ella aprovechó y le apretó el culo duro, fibroso…. cómo se estaba mojando… Él estaba pensando en la cara de la tía, que estaba a 10 cm de su poya, cómo la chuparía… qué ganas tenía de metérsela en su boca linda y disfrutar de placer; ella estaba pensando lo mismo, en sacársela del pantalón y pasarle la lengua por todo hasta ir metiéndosela poco a poco en la boca… notarla dura y tragársela entera… en-te-ra…

Entonces, Noelia le sacó la camisa del pantalón y él se puso de rodillas delante de ella. “Desabróchame…”, le dijo él. Ella empezó a quitarle los botones mientras le miraba la boca, pero enseguido empezó a fijarse en los músculos que iba destapando y que se le ofrecían. El tio estaba bastante bien y cada botón que quitaba era como si ella notara su poya metiéndose dentro de su cuerpo una y otra vez… quería estar encima de ese torso, quería tirarlo encima del sofá, arrancarle la camisa y empezar a follarlo salvajemente… Se terminaron los botones y Toni se sacó la camisa de todo, se dió la vuelta y se fijó en sus colegas, que lo estaban mirando; esto le dió algo de corte, pero lo animó a seguir con el juego. Siguiendo de espaldas a Noelia, le apartó las piernas con sus manos y se sentó entre ellas, le agarró las manos y se las puso en sus pectorales… le encantaba que las chicas gozaran de su cuerpo y sabía que ella estaba gozando… le soltó las manos y ella no paraba de moverlas, de acariciarlo, recorrer cada centímetro de su cuerpo desnudo… Ella se pegó a él y sus pechos rozaban contra la espalda de él… la siguiente en quitarse la ropa tenía que ser ella, quería ver esos pechos…. pero lo que más deseaba era tocarlos, lamerlos, chuparlos, morderlos suavemente… Seguidamente, y para rematar, él se tiró un poco de bebida por encima, para que las manos de la chica deslizaran más y más…. “¡Uaaaauuu!”, exclamó Amanda, mientras aplaudía Chechu. Una leve sonrisa salió de la boca de Chechu mientras Noe pensaba “Iros para la puta habitación que yo me quiero tirar a este tio…”

Muy mal tenía que ir la cosa para que acabara mal, pero en el siguiente turno le tocó a Chechu. En este instante, su novia le dijo: “No te quites nada”, “¿Cómo que no?”, “Mira, si te besas con Toni, me lío con Noe aquí delante vuestra”, le contestó decidida Amanda. “¿Pero qué dices…?”

Todo iba a dar un giro inesperado…

Anuncios
Published in: on 15/12/2008 at 23:26  Comments (3)  
Tags: , , , , , , , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://mepone.wordpress.com/2008/12/15/4-x-alcohol-orgia-i/trackback/

RSS feed for comments on this post.

3 comentariosDeja un comentario

  1. Ei!! a mi estas orgias no es una cosa cotidiana que me pase todos los dias eh! xDDDD, pero que mentes mas calenturientas! aiiaiaiaia

  2. A mí me recuerda a algo que me pasó una vez, bueno, aunque con algunas diferencias: eran tres chicas y yo, y una de ellas era la madre de las otras dos,… en fin, ya te puedes imaginar…
    Qué va, es coña, jeje, nunca me ha pasado aunque aún no he perdido la esperanza. Tus historias son muy buenas, así que ánimo y sigue así. Y no te comas todo el salchichón de golpe XD

  3. […] x (alcohol) = orgía (2) (Primera parte:  4 x (alcohol) = orgía (1): Muy mal tenía que ir la cosa para que acabara mal, pero en el siguiente turno le tocó a Chechu. […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: